Proyecto de Ley de Secretos Empresariales y sus implicaciones en la contratación pública

Administrativo  | Sector Público  | 6 noviembre, 2018

BROSETA ha celebrado una nueva edición de sus Foros de Actualidad Administrativa con el objetivo de debatir y reflexionar sobre los aspectos más relevantes del Proyecto de Ley de Secretos Empresariales y sus implicaciones en la contratación pública.

Rosa Vidal, socia directora de BROSETA y directora del área de Derecho Público, dio la bienvenida a los asistentes a la jornada, recalcando el carácter esencial de la norma objeto de debate, un proyecto de ley que transpone al ordenamiento jurídico español la directiva europea de protección de secretos comerciales, y permitirá reforzar la protección de la información empresarial no divulgada contra su obtención, utilización y revelación ilícitas.

Por su parte, Alberto Palomar, socio del área de Derecho Público de BROSETA, desglosó algunas de las implicaciones más relevantes del Proyecto en el ámbito de la contratación pública, destacando, entre otros aspectos, las especificaciones que se hacen en materia de confidencialidad y secreto comercial en la propia Ley de Contratos, algunas resoluciones de interés del Consejo de Transparencia en materia de contratación, y profundizando por último en mayor medida en el concepto de secreto empresarial y la protección del mismo como objeto de la norma.

En este sentido, el socio de BROSETA señaló cómo la propia definición de secreto empresarial que propone el Proyecto de Ley presenta ciertas dificultades de interpretación, ya que contempla tres condicionantes que a su vez, de forma independiente, son jurídicamente interpretables de manera diversa.

Palomar apuntó también al concepto de violación del secreto como elemento central del Proyecto de Ley y su vinculación con la contratación administrativa, pues al no distinguir el ámbito en el que se produce esa violación, el Proyecto de Ley deja en el aire el sujeto activo de la misma y da lugar a interpretaciones en cuestiones esenciales como si, en este ámbito, predominaría el procedimiento administrativo o la legislación de secreto empresarial.

Para finalizar, Alberto Palomar señaló el notable interés de este Proyecto de Ley desde el punto de vista administrativo, pues contempla “no pocas interpretaciones jurídicas y dobles jurisdicciones que pueden ser causa de conflicto y que necesitarán ser revisadas”.